Teléfono de contacto 646 108 012

    ¿QUIERES VER LOS TRABAJOS EN LOS QUE HA PARTICIPADO PATXI SÁNCHEZ - DEHESA?

    Haz click en el botón de la derecha y accede a las galerías que muestran los eventos donde ha participado Patxi Sánchez - Dehesa

    Diaporamas realizados
    La Ruta Maya

    México y Guatemala, países evocadores, testigos mudos de nuestra historia pasada.

    Viajar siempre es un placer, pero hacerlo a un lugar cargado de leyendas, monumentos y secretos, sin que el idioma suponga un obstáculo, supone un verdadero privilegio.

    En el estado mexicano, las raíces Mayas y Aztecas están guardadas en los museos y la influencia del gigante norteamericano ha impregnado el día a día.

    Adentrándose en la selva y cruzando una artificial frontera, cambiamos la historia por el color. Cambiamos el paso de los siglos por el presente de un pueblo vital y orgulloso de sus raíces. Es GUATEMALA

    Los Mayas siguen vivos, celebran sus fiestas, comercian en sus mercados y ven pasar el tiempo. Reciben con curiosidad y alegría a los visitantes y les llenan de color.

    En Guatemala, la selva impenetrable a preservado la raza, las costumbres y la luminosidad.

    Al sobrevolar la península del Yucatán puede sorprendernos que, vistas sus condiciones geográficas, fuese el centro de las civilizaciones más avanzadas de todos los tiempos. La realidad es que durante 2000 años el pueblo maya desarrolló en esta zona de Centroamérica una cultura basada en la religión, con unos conocimientos extraordinarios sobre astronomía, matemáticas y arquitectura. Durante este tiempo, diferentes reinos y ciudades alternaron su dominio hasta que, poco antes de la llegada de los españoles, todo el imperio cayó en una fase de decadencia inexplicable.

    No obstante, todos esos siglos de dominio dieron lugar a que gran parte de la población actual del sur de Méjico, Guatemala, Honduras y El Salvador sea descendiente directa de los mayas. La diferencia en que este pueblo ocupa hoy un lugar secundario en la sociedad centroamericana, con importantes problemas de marginación y dificultades para mejorar su nivel educativo y económico. A pesar de todo, sus miembros siguen manteniendo vivas su lengua y su cultura, lo que puede apreciarse cuando visitamos las zonas rurales de estos países.

    Si queremos conocer lo que fueron los antiguos reinos mayas, una de las formas de empezar sería visitar la capital de Méjico. Aunque no formó parte del imperio maya, posee dos puntos de interés para introducirnos en lo que representó esa civilización, Teotihuacan y el Museo Antropológico.

    El complejo religioso de Teotihuacan está a pocos kilómetros de la ciudad de Méjico, y es, en cuanto a su grandiosidad, el máximo exponente del nivel alcanzado en Centroamérica respecto a la construcción de Pirámides. Si tenemos en cuenta las estrechas relaciones de Teotihuacan con los inicios reinos mayas, no nos va a extrañar que un gran número de las características arquitectónicas de esta ciudad las vemos reflejadas en las ciudades mayas. Asimismo el concepto de la pirámide como una construcción religiosa, a diferencia de las egipcias, también se repetirá en el mundo maya.

    El adjetivo de extraordinario sintetiza lo que representa el Museo Nacional de Antropología. Es impresionante su capacidad para mostrarnos lo que fueron las diferentes civilizaciones que se desarrollaron en Centroamérica. Con su visita podemos obtener una visión global de la evolución de la cultura maya, su expansión y las relaciones con las culturas vecinas. Además podemos admirar algunas de las mejores piezas del arte maya, así como una de las fenomenales reproducciones de las pinturas murales de Bonampak.

    Con estas primeras impresiones, nos dejamos caer, y nunca mejor dicho, en la ciudad de Villahermosa, capital del Estado de Tabasco. En ella podremos contemplar algunos de los mejores ejemplos de las conocidas cabezas de piedra del arte olmeca. Su influencia sobre el arte maya se nos va a hacer evidente cuando visitemos Copan. Sin embargo el interés de esta ciudad es el de servirnos de acceso a las Ruinas de Palenque.

    Al terminar nuestro viaje tendremos diferentes opiniones sobre cual de las ciudades mayas nos ha llamado más la atención. La impresión que se siente visitar Palenque al amanecer, mientras la niebla va disipándose y los rayos de sol iban iluminando los templos, fue inigualable. La unión entre arquitectura y naturaleza es casi perfecta, con múltiples construcciones entre arroyos y rodeadas del verdor de la selva. La construcción más famosa es el llamado templo de Las Inscripciones, con forma de pirámide y con una cámara mortuoria en su interior, hecho excepcional en este tipo de construcciones. Enfrente se encuentra El Palacio, una estructura con aparente función residencial y con una estructura en forma de torre que no veremos en otras ciudades mayas. En el resto de templos veremos diferentes bajorrelieves con imágenes de reyes y dioses de la ciudad. No tenemos que irnos sin pasear por el pequeño museo que muestra unas estupendas piezas de alfarería.

    Para pasar a Guatemala, el transporte por carretera es largo e incómodo, pero si tenemos tiempo y ánimo este sistema nos permitirá conocer como viven los pueblos indígenas de la zona. Además no hay que desperdiciar la oportunidad de viajar en los típicos autobuses públicos y aprovechar la facilidad del idioma para compartir experiencias con el resto de viajeros. Nos trasladaremos desde Palenque sin olvidarnos de visitar las impresionantes cascadas de Aguazul por el camino, atravesando el estado de Chiapas.

    Durante el viaje no hay que perderse alguno de los frecuentes mercados de los pueblos del oeste de Guatemala, aunque el más conocido y más turístico sea el de Chichicastenango, en todos ellos los indígenas acuden con sus vestidos tradicionales para vender o intercambiar productos agrícolas, cerámicas, telas bordadas etc.., su colorido haría las delicias en cualquier pintor.

    ¿Qué mejor sitio para descansar durante el viaje que las orillas del Lago Atitlán?. Tiene fama de ser uno de los lagos más hermosos del mundo con sus aguas azules rodeadas de volcanes. Los pueblos que lo rodean, comunicados por precarias carreteras o por barco, conservan costumbres religiosas mezclas de paganismo y cristianismo. Pasear por ellos permite comprobar la amabilidad y simpatía de sus habitantes.

    El encanto de este país se condensa en su capital colonial, Antigua. Aunque su Semana Santa es famosa, cualquier momento es bueno para estar unos días recorriendo sus calles y los pueblos vecinos. A pesar de los múltiples terremotos que sufrió en el pasado, conserva numerosos edificios coloniales, destacando sobre todo la vitalidad cultural de la ciudad.

    Desde ciudad de Guatemala y antes de viajar hacia el norte, nos desplazamos por carretera a la frontera con honduras para visitar Copan. Situada en la periferia de los reinos mayas, esta ciudad alcanzó su esplendor hacia el año 600 d. c.. Aunque quizás no tiene la majestuosidad de otros restos mayas, su interés se basa en una riqueza escultórica única. La famosa escalera de los jeroglíficos, las cabezas talladas con influencias olmecas, su precioso juego de pelota y las bellas estelas con bajorrelieves que narran la historia de la dinastía de los reyes-conejo, hacen recomendable conocerla. Pero antes de abandonarla vale la pena dar un paseo por el bonito pueblo de Copan y sentarse un rato en la plaza dominada por su Iglesia.

    La selva del Petén es un extenso bosque tropical situado al norte de Guatemala. Es increíble que en ésta condiciones los mayas crearan una red de caminos, los saches para unir sus ciudades. Una de estas ciudades fue Tikal. Los restos que podemos ver actualmente son solo una mínima parte de lo que fue. Si en algún sitio estuvieron los mayas cerca de alcanzar el cielo fue aquí. La altura y la verticalidad de sus templos asombra y las estancias sagradas que los coronan sobresalen del mar que forman las copas de los árboles. Llegar a su cima requiere un verdadero esfuerzo de escalador. Su belleza compite con la de la misma selva que sepultó la ciudad. Quien diría que lo que parecen pequeñas colinas son antiguos templos comidos poco a poco por hiedras y árboles.

    La selva parece quedar muy lejos cuando paseamos por las calles de Mérida, ciudad situada al norte en la península de Yucatán. Es una ciudad bulliciosa pero que conserva agradables y tranquilos rincones. Hay que dejarse atrapar por el encanto de la plaza de la Catedral, sobretodo durante los festivales de los domingos y acercarse hasta el Museo de Antropología en un coche de caballos. El clima suave permite disfrutar de un agradable ambiente nocturno.

    Aunque en el norte existen numerosos restos mayas (Izamal, Dzibilchaltum, Uxmal), el asentamiento más conocido es Chichen-Itzá. Este es un complejo religioso que alcanzó su apogeo hacia el año 1100 después de Cristo, en un periodo posterior al de las ciudades de Guatemala y Honduras. Las construcciones están bien restauradas y al no estar rodeadas de selva es fácil tener una buena visión de conjunto. Aun mejor si nos animamos a subir los 91 peldaños que nos llevan a la cima de El Castillo, una pirámide que aloja en su interior el Trono del Jaguar y cuya orientación permite disfrutar de un curioso juego de luces y sombra de los solsticios. Desde arriba podemos ver el gran campo del Juego de la Pelota, el mayor de Centroamérica, con los Templos del Jaguar y de las Inscripciones a sus lados. Más lejos aparece una estructura circular, llamada El Caracol, considerada como un observatorio astronómico. Pero la construcción de mayor tamaño es el templo de las Columnas, con una figura de Chac-Mol en la entrada. Aquí también podremos ver un ejemplo de los llamados zenotes, grandes cavidades naturales donde se almacena el agua de la lluvia y que se usaban en ocasiones con fines rituales. Un consejo viajero: visitar las ruinas al amanecer antes que lleguen la flota de turistas de Cancún.

    Después de este recorrido por el interior que mejor que unos días de descanso en las playas del Caribe. La zona de Playa del Carmen es muy recomendable. Buenas playas, alojamientos económicos, tranquilidad,...y además podemos visitar la cercana isla de Cozumel. No añoraremos la masificación de otras zonas.

    Cerca de Playa del Carmen se encuentra una de las construcciones más curiosas y bellas del mundo maya, se trata del asentamiento de Tulum (La Ciudad del Amanecer), la única asomada al mar. Un conjunto de edificios con una probable función religiosa. Lo que hace especial este lugar es su situación sobre un acantilado de piedra caliza al borde de un brillante mar azul turquesa. Quien sabe si ya los mayas utilizaron este lugar como una zona de descanso. No sería de extrañar en una cultura que alcanzó tales niveles de desarrollo mientras Europa intentaba sobrevivir a la Edad Media.

    Ecuador y las islas Galápagos

    Recorrer Ecuador permite disfrutar de naturalezas tan dispares como volcanes nevados, cálidas y cristalinas playas, selvas llenas de riqueza, pacíficos animales conviviendo en las Galápagos, todo ello, aderezado con la intensa luminosidad de sus pueblos y la sonrisa de sus habitantes.

     

    Desde el blanco de la nieve hasta el negro de las montañas de lava, este acogedor país sudamericano exhibe una amalgama de colores tan variada como rica se muestra su fauna. La cámara fotográfica ha sido fiel testigo de esta explosión de contrastes, tal y como queda reflejado en el reportaje "Ecuador y las Islas Galápagos".

     

    El trayecto comienza en Imbabura bajo el calor húmedo del norte del país andino. A medida que se desciende resulta fácil entablar amistad con sus pacíficas gentes y disfrutar de parajes tan vistosos como Otavalo, ciudad colonial famosa por los tejedores que copan sus mercados de prendas multicolores. Siguiendo el imaginario pasillo que marcan los abundantes volcanes de la zona, el viajero descubre rincones llenos de encanto. Es el caso de las lagunas volcánicas de Mojanda, la ciudad de Pichincha, que roza los tres mil metros de altitud o la capital del estado.

     

    Quito sorprende por la claridad de sus edificios, el colorido de sus calles y la fresca sonrisa de sus gentes. A tan sólo unos pocos kilómetros de esta mágica ciudad se halla situado el ecuador del mundo, una línea señalada sobre el terreno, donde la mayoría de los visitantes aprovecha para fotografiarse con un pie en cada hemisferio del planeta.

    En el centro del país sobrecoge la belleza del volcán activo más alto del mundo, el Cotopaxi, de 5.897metros. Sin abandonar los Andes reaparece la nieve que cubre la lava ya calmada del Chimborazo de 6.267 metros, para proseguir el viaje "cuesta abajo", tras el rastro del ocolote, los papagayos, tucanes y los jaguares inmersos en la selva amazónica. En este entorno mágico se toma contacto con al tribu de los Shuaras, descendientes de los jíbaros reductores de cabezas humanas.

     

    Un cambio del tren por el barco permite acercarse a las Galápagos. En estas exóticas islas del Pacífico el tiempo discurre lentamente, al ritmo de las tortugas gigantes dueñas de sus playas. El hombre, en calidad de visitante, se convierte en el único animal extraño de estas tierras. Pelícanos, zayapas, albatros, leones marinos, iguanas, piqueros de patas azules y otra multitud de curiosas especies conviven mansamente, sin asustarse de la visita del ser humano.

    Myanmar, el paraiso escondido

    Este país centrado en su religión Budista, y con una severa dictadura militar, nos abre sus puertas.

    A lo largo de los días que pasamos en Myanmar, tuvimos ocasión de disfrutar de sus templos, paisajes, naturaleza, cultura e historia..., pero lo mejor fue el carácter amable y generoso de los habitantes de este país asiático. Vayas por donde vayas encontrarás una sonrisa, la gente Myanmareña es muy educada, esperando que los que llegamos desde otro continente lo seamos también.

    Hay costumbres, las cuales debemos respetar y algunas de ellas son:

    • Descalzarse en los templos.
    • Para los Budistas, la cabeza es lo más sagrado del cuerpo (no se debe tocar a nadie en ella).
    • Nunca tocar a un monje (especialmente las mujeres).
    • Discreción. Les encanta que les hagan fotografías, pero hay que mostrar respeto y pedir permiso.


    En Myanmar, el tiempo pasa con suavidad, entre paisajes silenciosos y secretos. Desde la dureza de la vida hasta sus miles de pagodas e imágenes de Buda en los cuales depositan su fé.

    Africa, del blanco al negro

    En un nexo de unión entre la fotografía y la aventura, este viaje refleja en imágenes nuestras vivencias, 6.200 Km. en un camión que nos llevaría desde El Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica hasta el Delta de Okawango en Botswana, pasando por los países de Namibia y Zimbabwe.

    Cúmulo de sensaciones, imágenes asombrosas y fascinantes de momentos vividos, difíciles de olvidar.

    Desde Ciudad del Cabo, lugar de inmensos contrastes, impetuosa y cultural, pasando por Namibia, que obtuvo la independencia en 1990 y que tiene la civilización europea muy presente, país semidesértico, pero con atractivos lugares como

    · El Fish River Canyon, El Valle de Sossusvlei (rodeado de inmensas dunas), la Colonia de focas de Cape Cross y la reserva natural de Etosha.

    Atravesando Namibia, llegamos a Zimbabwe en el áfrica negra, que con las cataratas Victoria y su frondosa vegetación, nos proporcionaron una verdadera sensanción de paz y tranquilidad, para terminar nuestra aventura adentrándonos en Bostwana, corazón del áfrica negra, donde el Delta de Okawango, nos sorprendió, con una vegetación exuberante.

    Resulta fascinante navegar entre nenúfares, cocodrilos y una gran variedad de fauna y flora.

     




    Como dijo Khalil Jibran:




    "El primer poeta de este mundo debió de sufrir mucho, cuando intento explicar que sentimientos le inspiraba una puesta de sol. Es muy posible que los demás se burlaran de sus palabras, pero de todos modos lo hizo; porque nadie puede vivir a solas con la belleza que es capaz de percibir".

    Egipto: 5000 años entre faraones y hombres

    Si por algo es conocido Egipto es por su gran variedad cultural e histórica. En este viaje recorremos sus puntos más emblemáticos, desde Alejandría a El Cairo.

    Navegando por el Nilo y el Lago Nasser, pudimos descubrir a sus pueblos y gentes (como por ejemplo Abu-Simbel, el país de los nubios), siglos de historia reflejada en sus templos y obras de arte, recuerdo imborrable de un pasado esplendoroso, un presente incierto y un futuro lleno de esperanza.

    Para terminar nuestro viaje, nos adentramos en la península del Sinaí. Una península de coral que mete su cabeza en el mar Rojo, un verdadero tesoro en forma de coral y peces de colores.

    Camerún, la pequeña Africa

    Camerún esta situado en la costa oriental de Africa.

    Recorrer este país de norte a sur es un verdadero placer para el viajero, todo es posible entre estas etnias que conviven en paz, sus gentes derrochan generosidad y alegría de vivir, puro reflejo de su entorno natural como son cascadas, flora, fauna, ganaderías y adornándolo sus cientos de plantaciones de cacahuete, mijo, bananas, cacao, café, algodón etc.

    El norte del país es semi-desierto, la inmensa llanura de Maroua es una zona muy bella. El lago Chad junto a las Montañas de Mandara con crestas volcánicas cubiertas de bosques, limita el norte de Camerún. En los pueblos y aldeas esparcidos entre las faldas de las montañas habitan los Kirdis, con diferentes creencias religiosas (animistas, cristianos y musulmanes).
    En las estribaciones de los montes Mandara, frontera con Nigeria se encuentra Turu en el hay un expléndido mercado, más que los productos, es la variedad étnica y sobre todo "las mujeres de las calabazas" lo que llama la atención.

    En la zona media del país se encuentran ciudades como Foumban, Bamenda, Nagundere y su capital Yaonndé. Algunas de estas tienen edificios tradicionales del periodo de colonización, merece la pena visitar sus Chefferies. Según te vas acercando al sur vas contemplando ríos de un kilómetro de ancho que acaban en enormes cascadas, lagos volcánicos, hermosos mercados rodeados de pueblos y aldeas, donde sus habitantes trabajan en plantaciones de banana, té, cacao y piña.

    Al llegar al sur se puede observar la costa regada por el Golfo de Guinea.
    Merece la pena pasear por la playa de Limbé llena de palmeras o acercarse a Kribi, un hermoso pueblo con casas coloniales y con un pequeño puerto pesquero. Si te acercas a visitar la cascada de la Lobé, podrás buscar las aldeas de los Pigmeos, los cuales se dedican a la caza y a la pesca (no se te olvide llevarles algo de arroz, cerillas y jabón, te lo agradecerán), decir que estos, fueron los primeros habitantes de Camerún.

    Arte, color y vida

    Nuestra ciudad participa fundamentalmente de tres constantes: el marco arquitectónico y urbanístico, reflejo de la historia; el ciclo estacional que enriquece la gama cromática de su imagen; y por supuesto, la vida que se materializa en la pluralidad de las actividades que realizan sus habitantes.

    Estos rasgos son las coordenadas que marcan el diaporama, cuyo objeto es mostrar y difundir la actual Vitoria-Gasteiz, tanto a quienes no la conocen para invitarles a venir, como a los propios ciudadanos que siempre podrán encontrar algo nuevo por descubrir.

    A pesar de la diversidad y belleza de las imágenes que se ofrecen aquí, éstas no son más que simples pinceladas de una realidad mayor, caracterizada por el equilibrio y la armonía, que sólo es posible disfrutar con plenitud implicándose de una forma más personal.

    Los parques naturales de Álava a través de sus montañas

    A través de estos parques: Urkiola, Gorbeia, Valderejo e Izki y las montañas que los rodean descubrimos sus gentes, pueblos, agricultura, ganadería, especies de flora y fauna, todo lo que la naturaleza pone ante nuestros ojos.

    Cada parque presenta su propia peculiaridad, ese toque que le hace único.

    URKIOLA, con Aramaio es una de las zonas de mayor valor paisajístico con sus lomas cubiertas de verdes prados salpicados de caseríos que nos invitan a recorrerlos.

    GORBEIA, nos lleva, desde el Santuario de Nuestra Señora de Oro al impresionante río Baias, el cual recorreremos a través de la llamada senda de los puentes, adentrándonos en Zigoitia veremos su arquitectura y la variedad de ganado autóctono, paseando por Etxaguen y Murua contemplamos el toque ornamental de sus casas, y así desde las faldas del macizo ascenderemos a su cumbre de 1.482 metros, con impresionantes vistas difíciles de olvidar.


    VALDEREJO
    , desde Villafría de San Zadornil recorreremos este parque con sus montes como Santa Ana y ríos como el Purón que hacen las delicias de todo el que se acerca a este parque. Lalastra nos muestra el Parketxea, y caminando hacia Vallegrull nos encontramos la Ermita de San Lorenzo parada obligada antes de continuar la ascensión. Es impresionante ver las buitreras en las paredes de los inmensos farallones calizos que albergan al buitre leonado, sin duda el rey del parque.
    Ascendemos al Recuenco y el Arrayuelas y vamos observando los magníficos paisajes de este valle semicircular, este parque posee áreas de gran singularidad, una interesante combinación entre naturaleza y vida rural.

    IZKI, la montaña alavesa con una de las densidades de población más bajas de Alava encierra núcleos como los de Apellaniz, Maestu, Antoñana y Corres, cargados de historia, belleza e interés.
    Ascendemos al San Cristóbal y al San Justi, entre monumentales castaños.
    Desde la cima del Mantxibio podemos contemplar una de las superficies de bosque autóctono más amplias del País Vasco y de camino hacia el monte Soila vamos descubriendo una variada vegetación de robles, castaños y hayedos.
    Camino de La Muela de San Román hacemos un alto en la Peña del Castillo para admirar uno de los bosques de Roble Marojo de mayor extensión de Europa.

    Observar un paisaje, respetarlo y sentirlo, es la más intensa sensación que podemos experimentar en toda nuestra vida. Estar en contacto con la naturaleza, es sin duda el más bonito de los sueños, entonces ¿por qué tenemos tanta prisa por despertar?.

    Costa Rica, la tierra de la Pura Vida

    Costa Rica es conocida como la Suiza de Centroamérica. Dividida en 7 provincias, es un espectacular espacio natural lleno de exuberancia vegetal y animal. Por lo que deslumbra con una palabra mágica, BIODIVERSIDAD.

    Su capital es San José. Esta pequeña ciudad del siglo diecinueve, no supo adaptar su infraestructura a las demandas de la población del siglo veinte. El resultado ha quedado plasmado en una capital desbordada por el tráfico, con edificios antiestéticos y que ha perdido todo su interés.

    Por fortuna hay algunos lugares aislados dentro del corazón de la ciudad que tienen un atractivo especial. El Teatro Nacional inaugurado en octubre de 1897 es el edificio más hermoso de San José y quizás de toda Costa Rica. Se construyó con la financiación de los magnates del café, que aceptaron pagar un impuesto por cada saco de café que se exportara.

    El Museo Nacional, en la antigua fortaleza de Bellavista, albergó los cuarteles de las tropas hasta que se abolió el ejército en octubre de 1949.

    VALLE CENTRAL

    El café cubre el valle central y una ligera fragancia de jazmín perfuma el aire, esta región situada en el corazón del país es la más verde y fértil. Con una altitud de más de 1200 metros y un clima entre 15 y 28 grados ofrece una condición ideal para este cultivo. La producción del café siempre recolectado a mano, proporciona a este país un volumen de exportación de millones de dólares.

    Ascendiendo al Volcán Irazú, se puede ver a los lugareños trabajando en plantaciones de patata y cebolla. Las faldas de éste se consid eran la huerta de Costa Rica.

    El Volcán Irazú situado a 3.432 metros, también conocido como El Coloso, es el más alto de Costa Rica y consta de varios cráteres. El interior del cráter principal ofrece un sorprendente paisaje, entre laderas de lava volcánica, se encuentra un lago de brillantes aguas verdes a 300 metros de profundidad .

    La sombrilla del pobre es una enorme planta de grandes hojas ásperas y de fruto alucinógeno, típica de estos lugares.

    Camino del Volcán Poás, parada obligada en los Jardines de la Catarata de la Paz. Es agradable pasear durante horas por sus senderos y vivir la experiencia entre un bosque nuboso y lluvioso rodeado por mariposas y colibríes. La sensación fuerte llega en la parte final del recorrido, el sendero te invita a oír, ver y sentir el poder del agua, que lleva a impresionantes cataratas como Magia Blanca, Encantada, Escondida o La Paz.

    Un paisaje umbrío de gran belleza, nos acerca al Volcán Poás una maravilla geológica. Con sus 2704 metros y el color turquesa del agua de su caldera, El Poás les cautivará. Su último periodo eruptivo data de 1964.

    Hay cantidad de pueblos dentro del Valle Central entre los que destacamos alguno de ellos:

    Zarcero, posee un Parque Central de gran originalidad. Evangelisto Blanco, es el jardinero que desde hace décadas poda y crea figuras de insólita belleza, únicas en Costa Rica.

    El pueblo de Sarchí es inconfundible, sus decorados característicos llenos de color, son la cuna de la artesanía costarricense, los artesanos elaboran hermosos muebles de madera y pintan las tradicionales carretas de bueyes.

    Camino hacia la Costa del Caribe, se llega a Cartago que fue la capital hasta 1823. La Basílica de Cartago de estilo bizantino domina el perfil de la población, en ella se aloja la Virgen de los Ángeles patrona de Costa Rica, siendo el centro religioso del país.

    Un hermoso lugar es el valle de Orosí, al que se une una eterna bruma, este paraje ha sido respetado por las fuerzas de la naturaleza. La Iglesia de San José de Orosí data de 1735. Junto al río Orosí y su exuberante vegetación, se alza la Casa del Soñador, una estructura construida de caña y rodeada de tallas en madera. Aquí trabajó hasta su muerte Macedonio Quesada, famoso escultor costarricense.

    Miles de ríos existen en Costa Rica, el Río Sucio nace de la fusión de dos diferentes, uno de aguas cristalinas y otro que arrastra sedimentos. Este río es la puerta de entrada del Parque Nacional Braulio Carrillo.

    Dentro del Parque el bosque es como un edificio de pisos. El primer piso es el suelo, tapizado por gran variedad de plantas que albergan a pequeños animales. El segundo piso es el sotobosque, árboles jóvenes en crecimiento posiblemente hijos de otros grandes, algunos pueden llegar a soportar 1000 kilos de sus plantas huéspedes. El parque actúa como un verdadero pulmón de oxigeno con un ecosistema muy dinámico.

    COSTA CARIBEÑA

    La Costa Caribeña es conocida por sus aguas azules de tonos turquesas y palmeras cocoteras. Con núcleos de población indígena.

    El Parque Nacional de Cahuita, es una preciosa bahía de aguas tranquilas, adentrándose por un precioso paisaje forestal paralelo al mar, podemos ver monos carablanca y perezosos.

    En Puerto Viejo hay algo mágico en al ambiente, que convierte la casa de madera más humilde en pintoresca y colorista. Las playas de arena negra con sus viejas barcazas y el carácter afable de las gentes, acogen la llegada del viajero.

    El pueblo indígena Bribri esta caracterizado por un idioma propio y sus ancestrales formas de vida. Aunque de religión católica, no abandonan sus tradiciones animistas.

    Mas al sur se halla Manzanillo, una pequeña aldea costera. Una temperatura constante de 27 grados, palmeras y aguas cristalinas de color turquesa, convierten el Parque Nacional Gandoca - Manzanillo en un lugar idílico, los surfistas disfrutarán aquí de una rápida rompiente.

    Tortuguero posee un sistema único en canales y da la posibilidad de disfrutar de un mundo natural exuberante. Hay gran cantidad aves, debido a que el país se encuentra en la franja tropical y se halla a medio camino de una de las rutas migratorias. Está situado en una estrecha lengua de tierra entre el mar Caribe y el río Tortuguero. La aldea parece continuar anclada en el pasado.

    Sus costas son lugares idóneos para el desove de las tortugas marinas de casi 500 kilos, surgen del mar hasta el límite de la playa, donde cavan un hoyo depositando un centenar de huevos blancos. Solo el 3% de las pequeñas tortugas sobrevivirá.

    Por la placidez de sus aguas, exuberante vegetación y fauna avistada, Tortuguero es el parque nacional con mayor biodiversidad.

    REGION NORDESTE

    La Fortuna de San Carlos es un pueblecito agradable, sus habitantes han sabido aprovechar la ubicación cercana del Volcán Arenal, el cual entró en erupción en Julio de 1968, desde entonces continua activo. Esta montaña cónica, vomita gases tóxicos y lava fundida a una temperatura de 926 grados.

    Entre campos de jengibre, por un estrecho sendero algo lodoso y resbaladizo, se llega hasta la base de la Catarata del río Fortuna. Donde se puede disfrutar de un refrescante chapuzón.

    En las faldas del volcán Arenal están las aguas termales del río Tabacón. Toboganes de agua, cascadas y piscinas a diferentes temperaturas, están rodeadas por riachuelos de aguas cálidas y frondosos jardines.

    El Eco - Centro Danaus, es un proyecto modelo que se creó en 1997, cuidan y producen especies amenazadas o en peligro de extinción. Cuentan con un maravilloso mariposario, siendo la mariposa Búho la más vistosa, llamada así por los curiosos "ocelos" que presentan sus alas.

    Para despedirnos de estos parajes lo haremos a través de la siempre brumosa Laguna Arenal. Es artificial y sus aguas absorben las cenizas del Volcán.

    REGION NOROESTE

    Guanacaste destaca por sus extensas llanuras de verdes prados, propicias para la cría de ganado.

    Liberia cabecera de la provincia, se conoce también como Ciudad Blanca. Resalta la Iglesia de la Agonía, construida de adobe en 1852.

    Al norte de la ciudad de Liberia está el Parque Nacional Rincón de la Vieja, se ubica sobre la cordillera de Guanacaste.

    El complejo volcánico de Rincón de la Vieja, es la línea divisoria de aguas del Pacífico y el Atlántico en la zona norte de Costa Rica. En un área de 50 hectáreas se pueden apreciar fumarolas, lagunas sulfurosas y charcas de lodo hirviente.

    Adentrándose por las hermosas playas del noroeste, la frase "pura vida" cae muy bien en estos lugares paradisiacos y solitarios. En la costa se detiene el tiempo cuando paseas por sus desérticas playas contemplando el mar.

    Playa Flamingo es una de las más exclusivas de Costa Rica, con puerto deportivo propio, mansiones ocultas en idílicos bosques y una hermosa playa de arena blanca, sin lugar a dudas otro mundo. Otra impresionante playa es Conchal, con su suelo cubierto de finísimas conchas y el agua de color turquesa limpia y cristalina, hacen de ella una de las mejores playas de este país.

    Tierra adentro esta Nicoya, considerada la capital cultural de Guanacaste y que da nombre a la península. El orgullo de este pequeño pueblo recae en su iglesia colonial que data de 1644.

    Tranquilos parajes guanacastecos dan color a mercados agrícolas como el de Santa Cruz o los trabajos de cerámica con diseños precolombinos de Guaitil, elaborados artesanalmente.

    Hacia el Sur de esta preciosa península de Nicoya se encuentran Sámara y Carrillo, dos playas de aspecto impecable, sus aguas están cortejadas por pequeñas palmeras.

    Cabo Blanco, punto de transición entre el Golfo de Nicoya y el Océano Pacífico es un albergue de aves, en el que destaca el pelícano pardo.

    Montezuma es un pueblecito colorista y un poco hippie que atrae a muchos jóvenes. Sus calas rocosas son de fuertes corrientes submarinas.

    Bahía Ballena de sorprendente belleza cuenta con dos playas Pochote y Tambor, las cálidas aguas, los bellos alojamientos y sus amables habitantes, hacen de esta bahía un sosegado paraje.

    El Refugio de Vida Silvestre Curú es privado y de pequeño tamaño. Su verdadero tesoro son las aves. Desde aquí se pasa a Isla Tortuga....en realidad son dos islas deshabitadas que reciben el nombre de Alcatraz y Tolinga. Las cavidades de las islas y sus paradisiacas playas de arena blanca están flanqueadas por altos cocoteros.

    COSTA CENTRAL DEL PACIFICO Y REGION SUR

    Recorriendo la Costa parada obligada en el río Tárcoles, para observar la cantidad de cocodrilos que habitan en sus achocolatadas aguas.

    En la Costa Central del Pacífico la mayor atracción es la Playa de Jaco, sus grandes olas son ideales para los aficionados al surf.

    Quepos, que en el pasado fue un importante puerto del comercio de bananas, hoy es vestíbulo del famoso Parque Nacional Manuel Antonio, en este parque se puede observar como el bosque tropical llega hasta el mismo borde del océano. Existen tres playas dentro del parque, la vegetación es variada y abundante, al igual que su fauna.

    Camino hacia el sur, arropados entre palma aceitera e inmensos ríos, esta la Cooperativa del Silencio, centro de desarrollo humano con responsabilidad ambiental en la recuperación de aves como Tucanes, Lapas y otras especies.

    Cruzando angostos puentes se llega a Golfito, este pequeño paraíso está resguardado por islas que forman un puerto perfecto dentro del golfo, con un aire de tranquilidad suburbana y grandes casas de madera.

    Hay que tomar una panga para adentrarse en el golfo dulce, ya que es la única forma de surcar sus aguas y así contemplar sus paradisiacos rincones pudiendo llegar hasta el Parque Nacional de Corcovado en la península de Osa.

    A través de la montaña por San Vito, Paso Real y San Isidro, la ganadería y agricultura son base para la economía de la zona, se pueden observar inmensas plantaciones de piña y banano. Ya que el banano junto al café es el cultivo más importante del país. Curiosidades a pie de carretera son los puestos de frutas tropicales.

    Los montes de las sierras de Toloño y Cantabria, miradores naturales de Rioja Alavesa

    Rioja Alavesa, es la comarca más meridional del territorio histórico de Álava. En sus 316 kilómetros cuadrados se integran 15 municipios, que albergan alrededor de 10.000 habitantes.

     

    Al norte; las sierras de Toloño y Cantabria y al sur, el río Ebro, limitan geográficamente esta comarca, que presenta “un paisaje típico de mesas, altiplanos y terrazas”.

    Los pueblos de esta región fortificados de origen, se han visto muy alterados con el paso del tiempo. Abundantes restos Arqueológicos testimonian la importante población de esta comarca, la mayoría descubiertos entre los años 1.935 y 1.982.

    Hay que dejarse llevar por el embrujo esta comarca salpicada por Iglesias, restos prehistóricos, villas amuralladas, cultivos y paisajes únicos.

    Los montes de las sierras de Toloño y Cantabria son otro de los atractivos de esta singular región.

     

    Con frondosos bosques de hayas, que eliminan sus hojas cada invierno, acumulando una gruesa capa de hojarasca descomponiéndose gradualmente enriqueciendo el suelo, inmensos bujedales, que forman parte de un precioso paisaje, aéreos pasos calcáreos y abruptos, que llevan a maravillosos balcones naturales, entrando en unos bellos parajes de montaña que nos cautivarán.

     

    Rioja Alavesa evoca siempre vino, poso de una larga tradición, el cultivo del viñedo data de finales del siglo dieciocho.

    La vid cultivo dominante, ofrece al campo un cambiante abanico de colores, desde el verde intenso de la primavera al dorado y rojizo del otoño.

     

    La bodega es un espacio biológico vivo, de donde sale esa ecuación que es el vino, lugar ideal para degustar un buen vaso de rioja. Las cuevas, también llamadas calados, llevan utilizándose desde la Edad Media hasta nuestros días.

     

     

    Los caldos sujetos a corsés de crianza, reserva o gran reserva. Se elaboran por el procedimiento bordelés o despalillado. Finalmente serán trasegados de cara a la crianza, determinados por los tipos de barricas utilizadas y tiempo de embotellado en las bodegas. Los vinos descansarán en barricas de roble americano o francés y en enormes botelleros.

     

    El cereal es el segundo cultivo en importancia, sus campos se ubican en las estribaciones de la Sierra de Cantabria.

    Por último, el olivar en Rioja Alavesa, ha sido un producto de autoconsumo. Las aplicaciones del aceite han servido como alimento, materia prima para el alumbrado y elaboración de jabones. Tras su recolección, serán llevados al trujal para realizar la "molienda, prensa y decantado", obteniendo con ello el preciado aceite. Existen trujales en Lanciego, Moreda y Oión.

     

    Cuba, la isla de las sorpresas

    habanaCuando oímos hablar de Cuba, a todos nos viene a la cabeza Fidel Castro, los puros, los coches clásicos de los años 50 y como no, el Che Guevara.

    Pero Cuba es mucho más. Nadie habla de la sensualidad que emana de la rumba, del delirio de los tambores, de las playas desiertas y aún así lo que más impresiona al viajero son los cubanos.

    Educados, generosos, amables, orgullosos, compasivos, y como no, contradictorios. Abruma la hospitalidad y alegría de este gran pueblo.

    En nuestro viaje recorreremos íntegramente la isla más grande de las Antillas, un trayecto de 5.200 Km.

    baracoaNuestra aventura comienza en Baracoa, el nombre de esta localidad, tiene su origen en un vocablo aborigen que significa “presencia de mar”.

    Camino de Santiago, el verdor del paisaje penetra en tus retinas encontrando un variado ambiente rural, siendo la caña de azúcar el cultivo más importante la cual se recolecta entre enero y agosto.

    santiagoSantiago de Cuba, la ciudad más caribeña de la isla.

    Recorrer sus calles es sumergirse en la historia y cultura de un pueblo.

    Otra de las cosas que posee el entorno de Santiago es el paraíso para los amantes de la naturaleza, Montaña, Senderismo, Lagunas y preciosos Jardines de Cactus.

    holguinLlegamos a Holguín, también llamada la “Ciudad de los Parques”, la cual atesora un sostenido desarrollo cultural.

    Guardalavaca, situada a 70 km. de la capital Holguín, es uno de los lugares que posee el encanto y la pureza de los sitios insólitos: una franja de tierra virgen, arenas blancas y un hermoso y sereno mar que baña toda su costa.

    camagueyLa provincia de Camagüey, con sus extensas llanuras, es la provincia más ganadera del país. Es la provincia número uno en Cuba, en producción de leche.

    Camagüey es llamada también la ciudad de los tinajones, desde el periodo colonial estuvo siempre entre las ciudades más importantes de la isla.

    camagueyLa amabilidad asombrosa de sus gentes y el agitado ambiente artístico y teatral la convierten en un lugar pintoresco y conmovedor.

    Al amanecer llegamos a Cayo Coco, un islote unido a la isla de Cuba por medio de un pedraplén de 27 km. de largo, ubicado en la región central, posee 372 km2 de superficie y 22 km. de playas.

    Es un paraíso ecológico rodeado de manglares y con más de un centenar de variedades de plantas y fauna.

    trinidadOtra perla colonial es La ciudad de Trinidad ubicada en la región central, fue nombrada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1988.

    Sorprende su bella arquitectura, con grandes residencias con una notable influencia de estilos barroco y neoclásico, combinando maderas torneadas, paredes decoradas manualmente, leyendas y calles de adoquines en su centro histórico.

    trinidadTrinidad, conserva con gran autenticidad sus valores humanos y culturales, es por ello que al viajero que llegue a esta ciudad le costará abandonarla.

    Cercano a este legendario lugar, se encuentra la Sierra de Escambray. Saltos de agua y sus piscinas naturales de extrema singularidad, ofrecen un espectáculo natural inigualable.

    Dentro de la impresionante masa forestal de la esta Sierra y antes de llegar a Cienfuegos, se encuentra El Nicho, maravilla forestal de naturaleza virgen, otro lugar casi desconocido para el viajero que visita Cuba.

    La ciudad de Cienfuegos, nominada como LA PERLA DEL SUR, es rica en valores arquitectónicos, huella del influjo francés en Cuba.

    Es sin duda alguna la ciudad más tranquila de Cuba.

    vinalesCamino de Viñales, una parada en boca de Guamá, nos descubre el criadero de Cocodrilos con más de 10.000 ejemplares. Lugar perfecto para la observación de aves, fauna autóctona y para hacer senderismo.

    En el Valle de Viñales destaca el encanto de los mogotes, que se alternan con sus campos de cultivo de tabaco. El cual es una tradición inmersa en el secretismo sobre su siembra, que ha sido trasmitido de una generación a otra.

    Pinar del Río es la cuna del mejor tabaco del mundo.

    “Alejandro Robaina”, nos invitó a recorrer su casa con orgullo, fue el único cubano en tener una vitola con su nombre. Fallecido el 17 de abril de 2010.

    Me explicó que el secreto de un buen habano cubano, está en una perfecta ligada, en la que se combinan hojas voladas, secas y ligeras.

    habanaLa Habana capital y principal puerto de Cuba, es la ciudad más grande y poblada de las Antillas.

    Es una ciudad para perderte y dejarte sorprender por cada rincón que pasees. La Habana Vieja, restaurada y preciosa, contrasta con su vecina Centro Habana con sus calles estrechas y tortuosas, viejas casas con arcadas, terrazas y patios interiores en ruinas, y a pesar de ello habitadas.

    habanaPara finalizar este viaje nos iremos a Cayo Largo, lugar de deslumbrantes aguas de color turquesa limpias y claras.

    En un catamarán surcaremos solitarios manglares y pequeños islotes como Cayo Iguana, donde habitan centenares de reptiles saurios.

    Estas playas de arenas blancas, finas y solitarias, con un mar cristalino y palmeras que suponen nuestra despedida y recuerdo de un viaje impregnado de bellos paraísos naturales.

    Patxi Sánchez-Dehesa

    Cuando visites un país, no debes hacerlo con una idea preconcebida del mismo, porque estarás predispuesto a no dejarte sorprender por lo que veas.

    Perú, la cuna de la civilización andina

    Iniciamos nuestro recorrido por Perú en Cuzco, antigua capital del Imperio Inca. Se la suele denominar la "Roma de América”, por la gran cantidad de monumentos que posee.]

    En los alrededores de Cuzco hay varios yacimientos arqueológicos, siendo SACSAYHUAMAN el más impresionante.

    Visitamos El Hogar de las Estrellas, proyecto para atender a niños discapacitados con dificultades sensoriales y mentales.

    Llegamos al valle sagrado de los incas, dejándonos transportar por su grandiosidad. Visitando las minas de sal de Maras y mercados andinos como el de Pisac.

    Nos acercamos a la Ciudad Sagrada de la Civilización Inca como es Machu Picchu. Declarada una de las nuevas maravillas del mundo el 7 de julio de 2007.

    En Puno descubrimos una urbe severa y andina ubicada a 3.860 metros. Abriéndonos el camino hacia el legendario Titicaca también llamado “Lago Sagrado”, es el lago de agua dulce más alto del mundo.

    Camino hacia Taquile, parada obligada es la Isla de los Uros, con sus islas flotantes hechas de totora, merece la pena observar los trajes coloristas y bellamente bordados de las mujeres.

    En Taquile, gracias al efecto termorregulador del lago, existe un microclima favorable para la agricultura.

    Seguimos nuestro viaje para llegar a la segunda ciudad más grande de este país, Arequipa, que ha conservado una distintiva identidad regional nacionalista.

    Esta hermosa ciudad cuenta con una señorial Plaza de Armas es sin duda la más hermosa del país. En ella se ubica la Catedral de Arequipa del siglo 17.

    Entre la diversidad cultural que ofrece Arequipa, el lugar más interesante es el convento de Santa Catalina. Es un lugar de bellos patios con estrechas y ondulantes callejuelas.

    El Valle del Colca, es un lugar que no hay que perderse en Perú. Proviene de las palabras Collaguas y Cabanas, dos etnias que habitan a lo largo del río y se distinguen por sus sombreros.

    Destacando el Cóndor, la Llama, la Alpaca y la Vicuña. Su fauna avícola presenta una elevada biodiversidad.

    Estas áreas de gran riqueza agrícola, están compuestas por laderas transformadas en terrazas para atrapar sedimentos sólidos y almacenar la humedad.

    El cañón del Colca, es uno de los más profundos y bellos de Perú y del mundo, con alrededor de 4000 metros de profundidad, surcado por el río que lleva su mismo nombre. Es el punto ideal para ver planear al ave más emblemática de esta cordillera andina “El Cóndor”.

    Llegamos a las Islas Ballestas, denominadas las Galápagos de los pobres. Podemos apreciar al Guanay, Pelícanos peruanos, Piqueros y Zarcillos.

    Continuamos hacia la Reserva Nacional de Paracas. Ubicada en pleno Desierto del Pacífico, es un escenario donde el salitroso desierto se ofrece a un mar azul.

    Ayacucho es una zona eminentemente serrana. Sus paisajes combinan valles y llanuras. Un mercado popular nos recibe a pie de carretera, antes de llegar a la localidad de Ánco en Huancavelica.

    Medicus Mundi de Álava y el Gobierno Vasco, mediante la financiación de proyectos de agua potable y saneamiento, llevan varios años facilitando el acceso del agua segura a estas comunidades andinas.

    La mano de obra, en estos proyectos corre a cargo de la población de las comunidades, con la supervisión y ayuda de los ingenieros y educadores de SER. De este proyecto en concreto, se benefician más de 700 familias. Compuestas de unos 4000 habitantes.

    Lima es la capital de la República del Perúconocida también como "La Ciudad de los Reyes", fue fundada el 18 de enero de 1535. Se encuentra en la costa central y cuenta[]C-cCc con más de 9 millones de habitantes. Ciudad llena de contrastes y matices esta superpoblada debido a la migración provinciana.

    La gran mayoría de la población de Lima ha construido sus casas en inmensos arenales, siendo el pionero Villa el Salvador en mayo de 1971. A pesar de sus problemas, los jóvenes sueñan con una ciudad diferente, donde el bienestar sea algo que puedan disfrutar todos.

    Llegamos a Huaraz, que será punto final de nuestro viaje. La ciudad de Huaras es la puerta de entrada para visitar la Cordillera Blanca y la Cordillera Negra. El Huascarán con sus 6.768 metros, nos da la bienvenida.

    La Cordillera Blanca es una espectacular formación de montañas con unos 180 kilómetros de largo y constituye la cadena montañosa tropical más alta y bella del mundo.

    La Cordillera Negra, tiene su propio encanto por las formas que va realizando la erosión. Está conformada con una base de rocas de naturaleza volcánica y laderas de uso agrícola.  

    Visita obligada es Yungay, donde el 31 de mayo de1970 un terremoto provocó el desprendimiento de un témpano de hielo del Huascarán, formando una avalancha de 20 metros de altura de hielo y piedra, que sepultó a 25 mil personas.

    Para terminar observamos los pintorescos pueblos andinos de tejados rojos, calles solitarias y sus gentes sencillas, que hacen de ellos una fotografía difícil de olvidar.

    “Perú es historia, leyenda, tradición, pero además es presente, trabajo y superación de unas comunidades que a pesar de las dificultades luchan día a día por lograr mejores condiciones de vida para todos, transmitiendo valores como el respeto, honestidad, lealtad y solidaridad”

    This site is protected by WP-CopyRightPro